23
Sáb, Feb
FACEBOOK

¿Todavía no nos sigues en redes?

entrenamientos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los entrenamientos cruzados son aquellos que realizamos que no consisten en la práctica del Running

 

Silvia Miralles

 

Luis Alonso Marcos “Lusiete” nos cuenta la utilidad de emplear este tipo de entrenamientos.

Últimamente se oye mucho hablar de los entrenamientos cruzados, pero, ¿sabemos realmente que son y para qué sirven? Desde mi humilde experiencia y tras lo experimentado durante estos años os cuento un poco sobre el entrenamiento cruzado, su importancia y para que nos puede ayudar.  

Los entrenamientos cruzados son aquellos que realizamos que no consisten en la práctica del Running. Puede ser bicicleta, en sus diferentes modalidades, natación e incluso el crosfitt, aerobic y todas estas nuevas disciplinas que están de moda en los gimnasios. 

Con todas estas otras disciplinas deportivas conseguimos numerosos beneficios, flexibilidad, fuerza, menor impacto contra el suelo y por lo tanto menos riesgo de lesión.

 

Natación

Entre los numerosos beneficios que se pueden obtener con la natación el objetivo principal con la práctica de nadar reside en que desarrollamos la mayor parte de los grupos musculares ayudándonos a ganar fuerza con esta disciplina. 

Nadando conseguimos  mejorar la resistencia cardiopulmonar, la flexibilidad, el fortalecimiento de los tejidos articulares, previniendo así posibles lesiones, y una mejora de la postura corporal. 

 

La natación nos ayudará a relajarnos y a que nuestros músculos no estén tan cargados. 

 

Como veis la natación nos aporta bastantes beneficios, por lo que no está de más incluirla en nuestra planificación de entrenamientos. 

 

Bicicleta 

Aquí podemos ir desde la BTT  a la bicicleta de carretera pasando por la elíptica e incluso el spinning. 

La bicicleta, en sus diferentes modalidades nos permite acumular entrenamientos sin sobrecargas musculares puesto que no hay impacto contra el suelo y además es una práctica deportiva donde el riesgo de lesión, salvo caída es mínimo. 

Esta disciplina es la que más se asemeja a la carrera, tanto a nivel cardiovascular como a su movimiento, y al ser menos lesiva es ideal introducirla en nuestra rutina de entrenamiento sobre todo después de nuestra tirada larga semanal.  

 

Con la práctica del ciclismo conseguimos también trabajar la fuerza y la resistencia de nuestro tren inferior.  

 

Al igual que ocurre con la natación, con la práctica del ciclismo ha hacer ejercicio aeróbico, entrenamos también el músculo más importante de nuestro organismo, el corazón. 

A mayor volumen y más fuerza conseguimos que cada latido sea más potente y que el flujo sanguíneo sea mayor allí donde lo precisemos. Al igual que cuando corremos, en la práctica del ciclismo, también trabajamos a diferentes intensidades y con ello también trabaja el ritmo cardíaco y la respiración lo que nos ayudará a economizar la fatiga y obtener una mejora cardiovascular. 

 

Aerobic, Crosfitt

Con estas prácticas deportivas conseguiremos principalmente seguir mejorando nuestra capacidad cardiovascular. Estaremos entrenando de una manera diferente y divertida la parte de fuerza, así como también una mejora en nuestro equilibrio. Con estas modalidades también mejoraremos el CORE y el GAP. 

Con la práctica de estas modalidades conseguiremos algo muy importante para nuestra práctica deportiva por excelencia, el Running, y es que el tronco estará fortalecido y nos aguantara durante nuestras largas jornadas de entrenamiento. También nuestras piernas estarán fortalecidas para aguantar las diferentes sesiones de entrenamiento y sobre todo en las bajadas. 

Para finalizar comentaros también que no está de más incluir en nuestra rutina algunos ejercicios de propiocepción que también nos servirán de mucho, sobre todo a la hora de mejorar nuestro equilibrio y fortalecer nuestras articulaciones.  

 

Luis Alonso “Luisete”

Fotos:Haría Extreme

Además te puede interesar