ActualidadEntrenamientos

Vigila por dónde corres, la importancia del terreno donde salimos a correr

A veces no nos paramos a pensar en el terreno por el que salimos a correr, pero las diversas superficies tienen sus propias ventajas y desventajas que debes conocer y considerar para evitar lesiones.

El asfalto es posiblemente la superficie en la que recorras la mayor parte de tus kilómetros de entrenamiento e incluso competición. Como bien sabes, es una superficie rígida y estable que permite una reacción de fuerza buena para el entrenamiento de velocidad. Sin embargo, la cara oscura es el impacto que provoca en las articulaciones, músculos y tendones, que pueden dar lugar a lesiones por sobrecarga como tendinitis, fascitis o periostitis.

Las pista de atletismo o tartán suelen estar compuestas de diversas capas de resina, caucho y asfalto. Al igual que el asfalto, permite una buena reactividad para entrenamientos de velocidad, con mayor amortiguación de impacto, pero supone una sobrecarga añadida el hecho de correr en “círculos”. Una buena idea para tus entrenamientos en pista es que cambies el sentido de carrera con relativa frecuencia.

El césped no suele estar al alcance de muchos deportistas, pero sin duda alguna es la superficie que menor riesgo de lesión presenta, siempre y cuando el terreno sea uniforme. Aunque puede suponerte mayor esfuerzo dado que al no ser una superficie rígida la fuerza que se imprime no es devuelta con la misma intensidad que en el asfalto, permite un mayor trabajo muscular y propioceptivo.

La arena o tierra puede ser buena idea siempre que no corras en desnivel (Ej.: evita la orilla de la playa si está en cuesta). Deberás prestar más atención a tus pasos porque estos terrenos suelen presentar irregularidades, pero esto solicitará mayor trabajo de músculos estabilizadores por lo que el trabajo será completo. Cuanto más compacta sea la arena, mayor podrá ser el ritmo de carrera.

Lo más recomendable es que ajustes tus entrenamientos de forma que no abuses de ninguna superficie, que te prepares con un calzado adecuado a tu disciplina y realices entrenamientos de fuerza y propiocepción para que tu musculatura pueda soportar el trabajo.

Laura García Cervantes

Dra. Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Directora Deportiva Club Trikatlón Tres Cantos

Entrenadora Superior de Triatlón y Natación

Entrenadora Especialista en Paratriatlón

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba