Entrenamientosnutricion deportiva

Rotura de fibras en el deportista

La rotura de fibras también se denomina desgarro muscular. En los corredores es bastante frecuente padecerlas, sobre todo en los gemelos.

 

 

Nuestra colaboradora Gema Lozano nos cuenta en este artículo las causas más comunes de una rotura de fibras y que podemos hacer si nos pasa esto en algún entrenamiento.

 

Las causas pueden ser:

  • Por un golpe o contusión, o por una caída.
  • Por el ejercicio prolongado: el músculo se va deshidratando y pierde elasticidad, con lo que la probabilidad de una rotura es mayor.
  • Por contracciones violentas del músculo, por un tirón
  • Por fatiga del músculo, y someterle posteriormente a una carga excesiva de trabajo.

 

¿Qué se  nota?

Ante una rotura de fibras, lo primero que se nota es un pinchazo agudo, como si en el músculo estuviese clavado un cuchillo o le hubieran tirado una piedra. El pinchazo se nota a la hora de solicitar el músculo, al hacer el gesto que tensiona las fibras rotas.

 

¿Qué hacer?

Lo primero es parar. En ocasiones muchos deportistas continúan realizando el entrenamiento o la carrera, y la rotura muscular se hace mucho mayor.

 

Para saber cuál es la longitud de la rotura, el aparato que se emplea es el ecógrafo. Una vez que se sepa cuántos milímetros tiene la rotura fibrilar, se puede empezar a tratar la zona.

 

Por regla general, se puede ir recuperando aproximadamente 1 mm de fibras musculares por semana, aunque estos factores son variables ya que también influyen la edad del individuo, el sexo, estado de salud de la persona, etc.

 

Por regla general, según el grado de rotura, la recuperación puede ser desde una semana, hasta varios meses.

 

Ayuda a la recuperación

Por nuestra parte, aparte de acudir a un fisioterapeuta para la recuperación, podemos hacer algunos pasos:

 

  • Aplicar frío desde el primer momento. De 10-15 minutos, tres veces al día, la primera semana. Nunca dejar el hielo en contacto directo con la piel, lo que podría causar una quemadura en los tejidos.
  • Reposo: siempre relativo, para que las fibras musculares poco a poco vuelvan a unirse.
  • Estiramientos muy suaves del músculo, sin llegar a notar tensión. De esta forma evitaremos que se formen adherencias o el nuevo tejido se fibrose.

 

Fisioterapia

Son varias las técnicas que el fisioterapeuta puede utilizar para la recuperación de una rotura de fibras.

  • Masaje suave drenante, o drenaje linfático, para ayudar a la evacuación de toxinas y a la circulación sanguínea de la zona.
  • Electroterapia: existen algunos tipos de corrientes eléctricas que ayudan a la creación de nuevos tejidos musculares y aceleran el proceso de curación.
  • Láser, microondas, ultrasonido: son técnicas que ayudan a regenerar el tejido muscular afectado.
  • Vendaje neuromuscular: ayuda al acercamiento de las fibras musculares implicadas en la rotura.

 

Recuperación

Cuando ya notemos que nuestro músculo está completamente recuperado, comenzaremos con una movilización sin carga y posteriormente introduciendo la carga poco a poco.

 

Y terminaremos con ejercicios de propiocepción, que no pueden faltar para volver a equilibrar la zona.

 

No obstante, siempre hay que tener en cuenta que la mejor prevención es realizar una correcta hidratación, y hacer un calentamiento de cada músculo o grupo muscular.

 

Gema Lozano

Web: http://fisioterapiaytriatlon.blogspot.com.es/

Facebook: https://www.facebook.com/gema.fisioterapeuta

 

Foto:human-movement.com

Foto:fisioterapia-malaga.net

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba